Cada uno tiene mil maneras de hacer las maletas. Yo considero que se hacen bien si al principio del viaje has podido cerrar la maleta y si al final del viaje no te has tenido que comprar nada que no sea por puro capricho.

Partiendo de esta base, hay que pensar que cada viaje es un mundo, así que, según el destino, el estilo de la ropa puede ser muy diferente. Pero bien, si alguien necesita algún ejemplo en concreto para algún tipo de viaje, que me pregunte, sin problemas.

En esta guía no esperéis encontrar los consejos válidos y certeros, aunque típicos,  que siempre da Captain Obvious ( “no te lleves todo tu armario que no va a hacer falta” y “no te vas a cambiar de zapatos cada dos horas, así que no es necesario que te los lleves todos”), sino cosas más prácticas. Más concreto. Con números. Y fórmulas matemáticas.

Bueno, eso último es una exageración.

Empecemos

Calcular la ropa

Hay diferentes maneras de calcular la ropa que nos vamos a llevar, sobretodo dependerá de lo calurosos/frioleros que seamos. Pero es sencillo. Y como me gustan las tablas, he hecho una 😀

Hay un asterisco en vestidos porque es necesario pensar una cosa. Si llevamos vestidos matamos dos pájaros de un tiro. Eso sí, si no llevamos solo vestidos, eso afectará a las camisetas, pero no a los pantalones.

Por otro lado, tened en cuenta que, lo que hay en la tabla es el planteamiento inicial. Que veis que seguís estas instrucciones y os sobra sitio en la maleta? pues aprovechad para poner una prenda más de las cosas que es más probable que sudéis o manchéis, preferentemente partes de arriba.

Siguiendo la tabla, un ejemplo práctico: Viaje de fin de semana (viernes sábado domingo) a Barcelona en Octubre:

– 1 pantalones y/o faldas

– 2 camisetas

– 1 jerseis finos

Y diréis: “pero cómo? Si son tres días, debería de llevar más ropa!” Y sí, pero la ropa del viernes ya la lleváis puesta. Lo pantalones y el jersey fino del viernes lo podéis repetir el domingo. Que no os gusta repetir? bueno, pues poned otro jersey. Desde luego, sitio en un trolley tenéis.

A la hora de meter las cosas en la maleta:

– Poned la ropa y la ropa interior en un lado de la maleta y los accesorios, bolsos, zapatos y neceser en la otra.

– Si os lleváis un bolso que ocupa sitio por ser rígido meted dentro la ropa interior. Dentro de zapatos o zapatillas se pueden meter los calcetines.

– El pijama. Acordaos de meter el pijama.

Y lo más importante de todo:

– Fuerza de voluntad para no meter todos los “esto por si…”. Porque claro, metemos “esto por si llueve”, “esto por si me da por hacer submarinismo” y “esto por si explota un volcán.

– Toda, y cuando digo toda es toda, toda la ropa debe combinar sí o sí entre sí.

Y ya está. Lo demás es práctica. Espero que os sirva. Y sino, siempre nos queda el consuelo de que podemos comprar una maleta más grande.

 

Este mismo post estará publicado desde el 29 de Febrero de 2012 en mi otro blog. Pasaos por ahí si lo necesitáis 😉