De problemas y sotanas

17 febrero, 2011

Se me tendría que caer la cara de vergüenza por el tiempo que llevo sin poner ni un post, pero cuando os empiece a explicar no me entenderéis, pero sí que me compadeceréis. Al menos un poquito.

Como ya sabéis, o quizá no, me caso el 16 de Abril. Eso significa que faltan dos meses para la boda. Durante todo este tiempo que ha pasado me he dedicado a mirar el vestido, acabar de cerrar los menús, elegir el coche que me va a llevar hasta la Mezquita y, sobretodo, a pelearme con la iglesia.

El que, en su día, el cura me hubiera dado fecha para un día que no me podía casar, ya era una señal de todo lo que me iba a pasar después. Y yo, ilusa de mí, pensando que todo iba a salir a la primera. ¡JA!

Empecemos desde el principio. Para casarte por la iglesia, necesitas tu partida de bautismo y el libro de familia. A finales de Octubre, fui rauda y veloz a la parroquia de donde me bautizaron a buscar mi partida de bautismo. No la tenían. Parecía que me habían bautizado en una iglesia que antes formaba parte de otra parroquia, así que pregunté en esa parroquia anterior, y tampoco. Y en la iglesia donde me bautizaron no tenían constancia. Preguntas como “¿Cómo se llamaba el cura que te bautizó?” eran las únicas que podían dar alguna respuesta de por qué mi partida de bautismo había desaparecido.

Después de un mes de dar vueltas y preguntar en otras iglesias, me remitieron al Arzobispado de Barcelona, donde quizá podían tener mi partida de bautismo en el archivo. Después de tres llamadas durante dos o tres semanas, me comunican que no, que no figuro… que parece que en la iglesia no figuraba como que estuviera bautizada. Ya me pongo nerviosa, pensando que me tendría que bautizar otra vez (¡!) cuando me dicen que yendo al arzobispado de Barcelona con alguien que haya estado en mi bautizo se puede solucionar, haciendo una declaración jurada que me procuraría un papel para que en la parroquia en la cual ahora pertenece la iglesia donde me bautizaron me inscribieran en sus tomos como bautizada.

Mi padre se ofrece a ser mi “declarante jurado” y consigo el papel. El siguiente paso es ir a la parroquia de mi iglesia. Cuando llegó ahí, la señora que está ahí para ayudar al rector y atender a la gente, me dice que no, que ellos no me lo pueden hacer porque cuando me bautizaron la iglesia donde lo hicieron no era de su parroquia.

Ahí ya me cabreo, y se nota que me cambia la voz y la cara cuando les digo que si en el arzobispado han enviado una carta directamente a su rector, entendía que lo que dijera el arzobispado iba por encima de lo que ella pensara. Al contestarle así, se levantó y me dijo que iba a hablarlo con el rector. Al cabo de un rato volvió diciéndome: “No te lo tendríamos que hacer, pero como la carta va dirigida a nuestro rector te lo haremos”. Pues claro que lo tenéis que hacer, coño. Total, un par de días más y tenía por fin en mi mano el papelucho.

Una vez hecho esto, me dirijo de nuevo con todos los papeles listos a mi parroquia: los míos tal cual y los de ÉL legalizados, puesto que, como el expediente se hace en BCN, necesitan asegurarse que los papeles de él son legales. Cuando llego, le explico al cura que necesito que me haga ya el expediente porque lo tengo que llevar a legalizar y de ahí, llevarlo a Córdoba. En ese momento, me dice que es demasiado pronto para hacer el expediente y me dice, en contra de lo que me había dicho hacia dos meses (la primera vez que fui para saber qué era lo que necesitaba), que yo también tengo que legalizar mi partida de bautismo. Le intento explicar que no es necesario, puesto que el expediente me lo hace él, pero no me escucha y me echa diciéndome eso, que lo vaya a legalizar que sino no me lo hace. ¿Eso qué significa? Eso significa volver a perder una mañana porque me tengo que ir otra vez a Barcelona a hacer una cosa que realmente no es necesaria que haga, solo porque al señor le ha apetecido que lo haga así.

Como ya os podéis imaginar, aquí ya estaba cabreadísima. ¿Cómo podía ser que me estuvieran poniendo pegas para todo? Desde que había empezado a buscar mi partida de bautismo hasta ese momento habían pasado ya dos meses, y no hay que olvidar que todos los papeles se tienen que ir a Córdoba al menos un mes y medio antes de la boda, esto es, de aquí a dos semanas como máximo. Y cada vez que me movía para solucionar algo me mandaban a dar mil vueltas a todos lados. Así que sí, estaba cabreada por perder más horas de trabajo, porque no me facilitaban nada y sobretodo porque, lo primero que había oído de boca de todas las personas que, hasta la fecha, podían ayudarme a solucionar este tema, había sido “No”.

Pero me relajé, dejé pasar unos días (inevitablemente, porque era fin de semana) y volví a la carga. Me fui a perder el tiempo al arzobispado y me legalizaron mi partida. Fui con mis padres a  mi parroquia para que, si yo no podía, que ellos metieran presión por mí… pero esta vez no hizo falta. Me rellenaron los papeles, es decir, el expediente, con una facilidad pasmosa… Básicamente porque no estaba el cura que no me escuchaba y no quería trabajar, sino otro. Pero fue tan fácil, tan a la primera, que no me lo podía creer.

El siguiente paso ha sido ir a hablar con Manel, el Rector de Maria Magdalena de Viladecans, un hombre magnifico, periodista además de cura, que ha tenido una vida interesantísima y lo único que ha hecho ha sido facilitarme las cosas (aquí podéis ver su blog),  donde hemos hecho el curso pre-matrimonial y ha sido muy interesante. Pero él vio que el expediente que me habían preparado en mi parroquia estaba incompleto.  Claro, así de fácil, así tan a la primera… que si el del curso pre-matrimonial no se hubiera dado cuenta, hubiera llevado estos papeles a legalizar y me hubiera tenido que dar media vuelta por incompletos. vaya, hubiera sido otro viaje más en balde.

El lunes me acerqué por fin a que me rellenaran bien el expediente, y hoy tengo que ir de nuevo al arzobispado, pero esta vez al de Sant Feliu de Llobregat, para que me legalicen todo el expediente y pueda llevarlo a Córdoba para poder casarme. Como veis, empecé los trámites el 29 de Octubre, y estamos a 17 de Febrero. He necesitado dos meses y medio para hacer algo que mi suegra hizo en Córdoba en una semana.

Si os digo la verdad, ahora, en el arzobispado, no las tengo todas conmigo. Pero bueno, voy a ir con muchas ganas de que no me pongan ninguna pega, a ver si se contagian de mis ganas de que todo salga bien y no me pongan ninguna pega.

Que alguien ponga una velita por mí…

 

Actualización: Pues ya está. No sé quién ha puesto velas (y pulpo) pero todo ha ido bien a la primera. ya tengo mis papeles y ahora solo falta dárselos al cura de Córdoba. No sabéis qué alivio, después de tanto tiempo… Ains!

11 Responses to “De problemas y sotanas”

  1. Ucedaman Says:

    Si no me equivoco, además de todo esto, la Iglesia te cobra un poco bastante por casarte ¿no?

    • Brontë Says:

      Pues depende de cada iglesia. Te cobran “la voluntad”, es decir, ellos te dicen que por lo general los novios suelen hacer una aportación. Lo que estoy sorprendida (sorprendidísima!) es que aun no me ha dicho nada el cura que nos casa sobre la “voluntad”, que normalmente tiene un precio fijo xD

      • Ucedaman Says:

        Tenía entendido que si tu voluntad eran menos de 3.000€ no eras digno de casarte, o algo así…

        No sé, pero si a mí me hubieran hecho lo que a tí, me habría pasado a la vía civil a las primeras de cambio…

  2. Brontë Says:

    No, la voluntad son unos 100, 200… dependiendo del cura.
    No creas, yo ya pretendía cambiar, pero como esta putada me la han hecho en los últimos seis meses, ya no había sitio para casarse por lo civil el día 16, y tenía que retrasarlo hasta vete tú a saber cuando…
    Además, ya estaba en un plan de: todo el trabajo que me ha costado, pues ahora por mis narices que me caso en la Mezquita! xD

  3. Fi Says:

    Ainssss! Felicidades lo primero, que no te lo había dicho aún!
    Y por otro lado, no creo que yo que la iglesia esté en un momento perfecto como para encima poner tantas pegas, que se os van los feligreses!! Organizar una boda es un coñazo pero si encima te complican las cosas… Eso te pasa por casarte por la iglesia 😛

    Pero bueno, espero que todo vaya perfectísimo de ahora en adelante!
    Un besito!

    • Brontë Says:

      Sí, lo sé, todo el mundo me está diciendo que eso me pasa por casarme por la iglesia xD Y no os falta razón. Eso sí, por lo civil conseguir los papeles también es un coñazo.
      En todo caso, debería ser: esto te pasa por casarte xD

  4. Eleazan Says:

    Ains, si esq, hay algunos que son muy cazurros xD

  5. Jorge Says:

    Que emoción! no sabía lo de la fecha pero me da mucho gusto por los dos. Todos esos rollos de los tramites y hacer lo que sea necesario para casarte como quieres seguro tendrá su recompensa el dia de la boda. Que planes hay para la luna de miel? te recomendaría México pero tendrías que llevarte un chaleco anti-balas jeje

    un beso!

    • Brontë Says:

      Jorge, de momento nos vamos una semana por Europa, pq solo tenemos ahora una semanita para disfrutarlo… Y a mi padre le hacía ilusión regalarnos un viaje a París, así que lo hemos aprovechado. Lo siguiente será dos o tres semanas por Asia, y la verdad es que me gustaría Mexico, pero tal como están las cosas necesitaría un chaleco-escafandra anti-balas! 😛

  6. misswerty Says:

    Ohhh!! felicidades por la boda!!! estoy segura que todos los esfuerzos vueltas y cabreos valdrán la pena!!
    Un besazo!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: